#usde #regurbana 3/8 | La regeneración integral: estrategias y objetivos: Realidad y ficción

Os compartimos hoy el material de presentación de la tercera clase del exeprience, titulada La regeneración integral: estrategias y objetivos. Realidad y ficción.

 

USDE | REGURBANA 3/8 _ La regeneración integral: estrategias y objetivos. Realidad y ficción.

A continuación reproducimos el texto REGENERACIÓN INTEGRAL (I) Conceptos y variables por Andrés Walliser

La palabra integral se ha convertido como otras anteriormente lo han hecho, tales como reciclaje o sostenibilidad, en un mantra asociado a muchas intervenciones de regeneración o rehabilitación urbana. El concepto de regeneración integral surge en los años 80 de la necesidad de intervenir en el espacio urbano desde una perspectiva multidisciplinar y transversal en lo que se han denominado en la literatura europea “área based approach” . Esto es el resultado de una nueva forma de entender las causas de la pobreza como algo mas allá de la degradación física de calles y viviendas. Estos factores pasan a ser no causa sino mas bien consecuencias de la segregación social y espacial, la fragmentación social, el incremento de la criminalidad, el desempleo y el abandono del sistema educativo entre otros. La concentración de factores en una zona hace que se perpetúen y reproduzcan.

Los denominados Planes de Desarrollo Urbano (Urban Development Programs) contemplan la intervención en determinados barrios desde un conjunto de variables que, de manera interrelacionada o independiente, explican el desfavorecimiento o directamente la exclusión social de una parte de sus habitantes. La intervención de estas características abordó inicialmente tres grandes ejes de acción: el físico, el social y el económico. Mas tarde se añadió un cuarto eje que según el tipo de trama urbana ha ido cobrando protagonismo: el medioambiental. La estrategia propia de administraciones con un estado de bienestar desarrollado y con capacidad de intervención combina el enfoque técnico multidisciplinar con variables que exigen la existencia de mecanismos bien definidos de gobernanza tanto entre los diversos actores que toman parte en ella como entre los distintos niveles de los mismos, especialmente en lo referido a las administraciones públicas. Así, la transversalidad debe estar definida no solo por la coordinación entre las diferentes áreas municipales, los diversos niveles de las administraciones públicas relacionados (local, regional o estatal) junto con los actores privados (sociedad civil, empresa, etc.) sino que también debe estarlo por la cooperación entre estos actores. Esta es quizá la dimensión mas importante de este tipo de políticas urbanas para garantizar su eficiencia y por lo tanto su impacto en el ámbito en que son aplicadas. La coordinación y especialmente la cooperación entre los actores públicos y privados se basa en que existan mecanismos de participación ciudadana adecuados y que hagan posibles procesos participativos en las distintas fases del proceso fundamentalmente en su diseño, ejecución y evaluación. En España el concepto de integralidad a menudo ha sido utilizado para reflejar la participación de los tres niveles administrativos sin que, necesariamente, se desarrollara una estrategia multisectorial y transversal.

Los programas de intervención integral consideran la dimensión física que aborda cuestiones primordiales para la lucha contra la exclusión social como son la vivienda, los espacios públicos, la accesibilidad o la movilidad. La dimensión social es sin duda la que mas complejidad plantea, no solo por su carácter multidimensional, sino por la dificultad de evaluar su impacto a corto o incluso a medio plazo. Cuestiones como la integración social de colectivos en riesgo, la inversión en capital social y humano que persigue la corrección de tendencias e indicadores de desfavorecimiento (abandono escolar, desempleo endémico o falta de oportunidades) o la estigmatización de un barrio o un colectivo son difíciles de abordar independientemente. La regeneración integral debe perseguir, así mismo, la reactivación económica de los barrios mas desfavorecidos desde una perspectiva múltiple: generación de empleo, atracción de inversión y la activación del comercio y de la actividad económica en general. Finalmente este tipo de proyectos deben incorporar una estrategia de sostenibilidad medioambiental. En realidad el adjetivo sostenible se debería poder aplicar también a las otras dimensiones pero dados el dinamismo y los elementos de incertidumbre que a menudo orientan el devenir urbano no es estrictamente arealista incorporar el adjetivo a los otros ejes de la regeneración sostenible como objetivo general, si bien debe constituir un objetivo en el ámbito de los programas donde esto sea más viable. La sostenibilidad debe ser, no obstante, un objetivo en ellos pero no valorable a largo plazo por que incurriríamos en la falacia de la ingeniería social. La sostenibilidad medioambiental aborda cuestiones como la reducción de consumo la sustitución de las fuentes de energía por otras renovables o de mas bajo consumo, la eliminación de riesgos para la salud y la convivencia mediante la transformación de infraestructuras (por ejemplo cables de alta tensión), o la gestión de residuos urbanos tanto los generados por la población o la actividad económica de manera regular, como los que se producen en el propio proceso de regeneración (reciclaje, gestión inteligente, costes de transporte de materiales, etc.).

Los resultados de las intervenciones integrales son complejos de medir. Las ciudades son escenarios tremendamente dinámicos donde se producen fenómenos difíciles de prever en si y con consecuencias a menudo desconocidas en los escenarios temporales de las políticas públicas y de la acción política, que a su vez varía según la cultura del país, la estructura de la administración e incluso el “color” de la misma. Muchas veces las políticas abordan problemas que han evolucionado en otros diferentes para los que cabe estrategias distintas o al menos adaptar las existentes. Por todo ello es fundamental que dichas estrategias se desarrollen en fases y con los elementos necesarios. En el próximo blog abordaremos la estructura de un proyecto de regeneración integral, ejemplos de planes y de marcos normativos que lo faciliten así como de las criticas que se vierten sobre este tipo de estrategias de intervención urbana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *