#usde #regurbana 2/8 | Conceptos claves en la regeneración urbana: gentrificación, composición social y escenarios urbanos: el efecto barrio

A continuación reproducimos los contenidos relativos a la sesión numero 2 del experience Regeneración sostenible de centros urbanos, dirigido por Andrés Walliser.
Puedes ver el post original en el blog regeneracionurbana.posterous.com
_

Compartimos con este post la presentación de Gentrificación, composición social y escenarios urbanos: el efecto barrio, la segunda clase del experience Regeneración sostenible de centros urbanos, que tuvo lugar el jueves pasado 10 de marzo de 19h a 20h.

 

USDE | REGURBANA 2/8 _ Parque temático y ciudad habitable

 

A continuación, un texto de Andrés Walliser sobre la tematización de los centros urbanos que resume el contenido de la clase y el vídeo de presentación.

Autores como Mike Davies o Rowland Atkinson han desarrollado el término de padded bunker o el “bunker acolchado” para definir las estrategias de gentrificación lideradas por parte de grupos de renta superiores, que, como en el caso de muchas ciudades europeas y norteamericanas, vuelven a redescubrir la gloria de la vida urbana y abandonan los suburbios que fueron paradigma de cohesión social y espacial de las clases medias en décadas pasadas. Las pautas de aislamiento y segregación suburbial se desarrollaron en espacios con un diseño orientado específicamente a la exclusividad y homogeneidad social sobre la que desarrollar una narrativa de cohesión social ideal, (y a menudo falsable) y de solidaridad de clase (media) donde seguridad, control y certeza se erigen como paradigmas post urbanos de la “buena ciudad”. Atkinson tipologiza estas estrategias que son descritas en relación a la intensidad de la autoexclusión (self impossed dissaffiliation) buscada con ellas. Estos procesos protagonizan la transformación de usos y significados de los centros históricos. Se activan dinámicas contradictorias de búsqueda de identidades de las nuevas clases creativas y ejecutivas, y de confirmación de las existentes propias de esos grupos. De aquí surge la negociación de identidades que han de contribuir a consolidar un estatus de distinción social en el que se mezcla el consumo de la ciudad antigua, bohemia y por que no algo canalla, con la demanda de homogeneidad social, seguridad y una garantía de que el valor del esfuerzo inversor no habrá sido en vano. Un ejemplo interesante sería por ejemplo la tensión generada en torno a la prostitución callejera en la zona de la Calle Ballesta de Madrid, donde se ha venido ejerciendo desde hace décadas. La compra de decenas de locales por parte del grupo Triball junto con la aparición de un tejido asociativo de tipo NIMBY desata un conflicto por el uso comercial del espacio público, donde prostitutas compiten en situación de desventaja con la capacidad del grupo de inversores para privatizar calles, plazas y aceras mediante eventos publicitarios o actividades comerciales y lúdicas (de pago) al aire libre. Así la segregación surge dentro de los centros urbanos como una practica excluyente y homogeneizadora de determinados barrios. La literatura anglosajona y en parte de otros países europeos proviene del estudio de casos donde estos procesos tienen lugar en extensiones urbanas importantes como en Londres y Nueva York las zonas de Barbican y Soho en los 80 o Sore Ditch y Meat Packing Disrict en la actualidad. En las ciudades españolas hay una variable que hace que estos procesos sean en parte diferentes. La heterogeneidad social de sus barrios en general y de los de los centros históricos en particular donde conviven grupos de renta y de origen étnico diversos que ralentiza los procesos acelerados de gentrificación dilatándolos en el tiempo y promoviendo unas dinámicas diferentes, donde los nuevos residentes no tienen orígenes de clase o niveles de renta tan específicos como en los casos arriba reseñados, sino mas bien de estatus en el sentido de Weber o Bordieu. Por otro lado muchos nuevos residentes, gentrificadores buscan adquirir ese status no solo mediante una inversión, sino mas bien incorporándose a un estilo de vida latente en el barrio, a menudo construido, con el que empatizan y del que se sienten parte. En muchos casos se produce la paradoja del “buen gentrificador”, que se puede identificar con el concepto de gentrificación desde el lado de la demanda, que también alimenta un mercado inmobiliario especulativo al alza (especialmente 2000-­‐2008) pero que busca la convivencia con culturas urbanas diferentes (lo tradicional, un barrio multicultural, la escena artística alternativa). A menudo incluso se dinamiza y participa en la vida comunitaria, cultural y política de la zona generando tejido asociativo donde no lo había, planteando demandas y propuestas defendiendo mas los intereses colectivos del barrio que los aparentemente propios. Desde esta perspectiva surgen lo que podemos definir como Nuevos Activismos Urbanos que han reinventado en muchos casos el activismo vecinal mediante nuevas formas de movilización, de asociación y de intervención.



Este post reproduce los contenidos relativos a la sesión numero 2 del experience Regeneración sostenible de centros urbanos, dirigido por Andrés Walliser.
Puedes ver el post original en el blog regeneracionurbana.posterous.com

This entry was posted in regurbana, USDE and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *